¡Chu, chu! ¿Quién quiere irse de paseo con este bonito tren de madera y pintura al agua? A los pequeños les encantará ver como los animalitos se tambalean cuando tiran de la cuerda. Con 25 piezas de colores para construir, apilar y crear un tren distinto para cada día. Además, los vagones se pueden separar fácilmente para llevar la locomotora sola o para unirlos y crear un tren gigante y sus ruedas están fabricadas con caucho antideslizante.

Un juego de manipulación, ideal para desarrollar la motricidad, aprender colores, formas o para jugar libremente con los bloques madera.