Llenará con luz y magia la habitación de los más pequeños.

Unas gotas de rocío, recogidas en la entrada del bosque, le bastan para lavarse la cara.

Luisa la unicornia se pone su ropa favorita, soñando con el día siguiente. Y por la noche, ¿qué hace? Se mete en tu camita, te ilumina y te acuna con una canción agradable para cuidarte mientras duermes... Shhhh... Los peques se relajarán mientras van cogiendo el sueño poco a poco.