Agarra a César por una de sus asas y sacude el conejito que asoma por su pata para hacerlo sonar. Cuidado, no le molestes mucho; nuestro oso podría empezar a gruñir...