Este divertido juego requiere concentración, observación y rapidez. Es ideal para pasar unos ratitos divertidos y ayudan a los niños a socializar.

Objetivo: ser el primero en quedarse sin cartas

¿Cómo se juega?:

Cada jugador recibe 5 cartas, el resto de cartas se ponen en medio de la mesa. Se escoge una carta del paquete "meli-melo", que está boca abajo y se le da la vuelta. Entonces, todos observan sus cartas y la carta que ha salido para encontrar coincidencias. El más rápido en encontrar un elemento que coincida, gana la ronda y se deshace de esa carta. Si no, vuelve a tomar la carta y queda penalizado con la obligación de tomar 2 cartas adicionales. Los demás jugadores vuelven a tomar sus cartas. Cada uno vuelve una carta «meli-melo» por turnos. Cuando se acabe con el paquete de cartas «meli-melo», se le da la vuelta y se empieza de nuevo.

El primero que se quede sin cartas... ¡gana!

Contiene: 12 grandes cartas «meli-melo», 40 cartas

Medidas de la caja: 15.5 x 11.5 x 3 cm